domingo, 17 de julio de 2011

Sagas y trilogías

Hay una cosa que es evidente, desde siempre han existido y existirán. Pero llevo una temporada dándole vueltas y hoy ha sido el colmo…

Me explico. Siempre han existido sagas y trilogías literarias, véase Tolkien, Stephen King o J.K.Rowling. La cuestión es que últimamente (quizá sea cosa mía) no veo otra cosa en las estanterías de novedades que no sean libros con continuación.
Reconozco que nunca me he leído una saga completa, no por nada en concreto, sino porque no se ha dado el caso. En un principio no tenía nada en contra de ellos hasta hará cosa de unos meses.

Paseando por la librería vi un libro juvenil que tenía buena pinta, se trata de Cathy’s Book de Stewart/Weisman/Brigg. Una chica ve un extraño comportamiento en su novio y empieza a investigar. El libro de tapa dura se presenta con una especie de bolsillo donde tú mismo puedes observar las pruebas recogidas y sacar tus conclusiones. En definitiva, un libro bastante atrayente a simple vista. Me lo regalaron y me puse a leerlo el mismo día. No voy a hacer una reseña sobre él, ya que no es el tema de la entrada, sólo diré que la historia no es nada del otro mundo pero está bien para pasar el rato si no fuera por el final. ¿Que qué le pasa al final? Tranquilos, no voy a desvelarlo por si acaso lo leéis, simplemente, desde mi punto de vista, no tiene final, a ver, sí que lo tiene, pero es tan abierto como si pararas una película a la mitad. ¿Mi error? No saber que se trataba de una trilogía. ¿El de los autores? Hacer un libro tan flojo y que encima sea una trilogía. Para mí, eso le ha restado calidad, si hubiera tenido un final cerrado quizá habría sido más interesante, ¿pero algo así? definitivamente no voy a ir a comprar los siguientes.

Y ahí es cuando empezó todo, ahí empezó a desarrollarse mi aprensión a las sagas y trilogías. Soy de la opinión de que si la historia es tan buena que no cabe en un libro, hagas dos, pero estirar una historia insulsa de manera que salgan tres libros me parece una clara manera de aprovecharse del lector. No somos idiotas, y está claro que es una cuestión de marketing.

A partir de ese momento, cuando veo un libro que me llama la atención, antes de comprarlo me informo para saber si es una trilogía. ¿Por qué no lo indican más claramente en la portada o contraportada del libro? Volvemos a lo mismo, marketing. Si consiguen que por error te leas ese libro sin saber que es una trilogía y consiguen engancharte, ya te tienen en el bote, te comprarás los siguientes para saber cómo acaba la historia. ¿Lo peor? Seguramente tendrás que esperar un año entre cada entrega.

Otro punto negativo para las trilogías de hoy en día es la poca originalidad. Veamos, todos hemos oído hablar de Crepúsculo de Stephenie Meyer, resumiendo: vampiros y una chica que debe decidir entre el amor de dos chicos.

Bien, os presento Oscuros (Fallen) de Lauren Kate. La contraportada dice así:

Helstone, Inglaterra, 1854.
Es noche oscura y dos jóvenes conversan en una remota casa de campo. Se sienten irresistiblemente atraídos el uno por el otro, pero él insiste en que no pueden estar juntos. Ella ignora sus advertencias y se arroja a sus brazos. Cuando se besan, una furiosa llamarada lo inunda todo…
Así empieza Ángeles Caídos, pero el origen de esta historia se remonta, en realidad, a miles de años atrás...
Cuenta la leyenda que cuando Lucifer se rebeló contra Dios, dando paso a una cruenta guerra en el cielo, dos ángeles rechazaron posicionarse. Se llamaban Daniel y Lucinda, y en lugar de escoger entre el bien y el mal, eligieron el amor, o lo que es lo mismo: se escogieron el uno al otro. Por ello, fueron doblemente castigados: Daniel tendría que pasar el resto de la eternidad vagando por la Tierra como ser inmortal, y Lucinda se reencarnaría una y otra vez sin recordar jamás su identidad. Su historia de amor estaba condenada a acabar en tragedia, porque a lo largo del tiempo, cada vez que Daniel le revelara a Luce su verdadera identidad, ella moriría en el acto…

En esta sinopsis no lo nombra, pero resulta que la protagonista también se encuentra entre dos chicos… vaya, ¡qué casualidad!, al menos esta vez cambian los vampiros por ángeles. Las críticas no lo dejan en muy buen lugar, pero todos coinciden en lo mismo, esperar a la siguiente parte por si mejora.


El colmo (que me ha llevado a escribir esta entrada) ha sido cuando he leído en el blog de Mandarina, Libros con alma, el anuncio de la próxima salida al mercado de:

Instinto de Amanda Hocking:

Tras conocer a Jack, la vida de Alice Bonham, de diecisiete años, da un giro inesperado. Y es que él es diferente a nadie que jamás haya conocido.
Todo cambia cuando conoce a Peter, el hermano de Jack, cuya penetrante mirada la atraviesa. Aunque Peter parece odiarla, Alice siente que le falta el aire cuando está cerca de él.

Pero su mayor problema no es haberse enamorado de dos chicos tan diferentes, sino que Jack y Peter son vampiros y Alice tendrá que elegir entre el amor o su propia sangre.








Creo que la sinopsis lo dice todo por sí sola.


Por suerte, no todo es tan negro como lo estoy pintando. Podemos encontrar otras trilogías juveniles más originales y apetecibles. Eso sí, si leéis un poco por la red, veréis que este año se llevan las distopías:


Ally Condie nos sorprende con Juntos (Matched):

Ha llegado el momento más importante en la vida de Cassia: las autoridades van a comunicarle quién es su «pareja perfecta», la persona con quien deberá compartir el resto de su vida.
Nos encontramos en un futuro remoto, en una ciudad donde la tecnología es omnipresente y donde toda elección personal ha quedado depositada en manos de las autoridades para garantizar la plena armonía social.
En este mundo supuestamente utópico vive Cassia, la protagonista de esta novela. A sus 17 años recién cumplidos, acaba de asistir a su Ceremonia de Compromiso, el evento más importante en la vida de cualquier adolescente, porque allí se da a conocer quién es su «pareja perfecta».
A Cassia las autoridades le han comunicado que, tras desarrollar un minucioso estudio de personalidad computerizado, la persona con quien deberá compartir el resto de su vida es Xander, su mejor amigo. Están predestinados.
Pero un extraño error informático hará que Cassia se enamore de la persona equivocada…


Pero sin duda, si hay algún libro actual que pueda hacerme cambiar sobre mi idea de las trilogías, ese podría ser Delirium de Lauren Oliver:

Antes de que los científicos encontraran la cura, la gente pensaba que el amor era una cosa buena. No entendían que un amor - delirio - florece en la sangre, no se puede escapar de su asimiento. Las cosas son diferentes ahora. Los científicos son capaces de erradicar el amor, los gobiernos exigen que todos los ciudadanos recibirán la cura alrededor de los dieciocho. Lena Holway siempre ha mirado con interés el día en que ella será curada. Una vida sin amor es una vida sin dolor: segura, precavida, fiable y feliz. Pero con noventa y cinco días antes de su tratamiento, Lena hace lo inconcebible: se enamora.










Delirium está rompiendo récords y se está llevando las mejores críticas de literatura juvenil. ¿Será la señorita Oliver con su distopía amorosa quien me hará cambiar de opinión? Ya lo veremos la próxima vez que me encuentre cara a cara con Delirium


¿Vosotros que opináis? ¿Os gustan las sagas que te hacen esperar hasta la siguiente entrega o preferís un final en el acto?


5 comentarios :

  1. Soy partidario de que la justificación de una saga sea meramente lógica, no comercial (como la inmensa mayoría de ellas hoy día). Sólo hay que fijarse en obras como La Torre Oscura de King o El Señor de los Anillos de Tolkien, obras que precisan de varios o más volúmenes porque resumir todo el contenido en apenas un tomo sería perjudicial para los brazos del lector.

    Pero enfatizar todo en una saga o trilogía para que, como dices tu, cual chicle que se estira se saque dinero del bolsillo del o la "fan", es descarado, además de ser cada vez más evidente.

    Soy partidario de que en las sagas se aporte personajes nuevos, nuevos mundos, nuevas situaciones e incluso "golpes" como muertes de algun personaje, descubrimientos sorprendentes, etc. Pero de ahi a que la evolución de una obra del primer libro al tercero (por poner un ejemplo) sea mínima... huele a chamusquina ya.

    PD: ¿Hablarás algún dia de la saga Mundodisco?

    ResponderEliminar
  2. Preferir prefiero generalmente las novelas únicas, aunque reconozco estar enganchada a alguna saga. Sobre todo ahora que, tras leer Juego de tronos, me he quedado totalmente enganchada y quiero seguir sabiendo más de esta historia.
    El problema de las sagas está en la de sagas que hay contando siempre la misma historia. De vampiros, hombres lobos y demás se ha saturado las librerías en los últimos años. Al menos las dos últimas que citas son distintas y aportan algo nuevo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy de leer fantasía y ciencia ficción, prefiero aventuras, misterio y policíacas. Así que Terry Pratchett y todo su mundo nunca me ha llamado la atención. Por esa razón quizá también se deba que no haya leído ninguna saga, ya que la mayoría suelen ser de fantasía o CiFi. Aunque muchas veces llega un momento que te cansas de leer siempre sobre el mismo tema y sé que tarde o temprano caeré en algún libro de este estilo.

    ResponderEliminar
  4. He visto mil veces la portada de Oscuros, pero es la primera vez que leo la sipnosis: es IGUAL a "Eternidad", de Alyson Noël.
    Yo al principio no tenía nada en contra de triologías, tetralogías, etc. Pero un día, cometí el error de apuntarme a una colección de Círculo de Lectores: cada una de las seis novelas de esa colección era el primer libro de seis diferentes sagas (Medianoche, Eternidad, Vampire Academy, Encanto Fatal y La Sociedad de la Sangre; todos prácticamente iguales). Y es desde entonces que odio todo lo que tenga continuación.

    Y me disgusta porque debido a estos prejuicios podrían perderse maravillas como la tetralogía El Legado (Eragon, Eldest, Brisirn y Legado) o Harry Potter. En el caso de El Legado, el escritor tenía pensado hacer una triología, pero es que la historia simplemente no le cabía en tres libros; Harry Potter es así por su naturaleza. Pero las que se alargan sólo por vender... me ponen de los nervios. Como lo que van a hacer con La Huésped.

    En fin, concuerdo contigo en la manía que le he cogido a estos casos. Sin embargo, mientras haya gente dispuesta a comprarlos, no podremos librarnos.

    Un salugo

    ResponderEliminar
  5. Yo sigo la de oscuros, se acerca mi cumple, asi que espero que me regalen el tercero y último :-)

    ResponderEliminar